Suprendanata es un estudio artístico sobre lo que socialmente se concibe como prenda. Realizando una observación de cómo el ser necesita de ella para ser alguien en su entorno. Estudiando la construcción de imágenes y con ello los imaginarios que parten de la imposición de conceptos, de culturas, a través del enmascaramiento de la esencia, de lo verdadero, de aquello intimo que no puede ser representado en algo material.

 El proyecto consta de una producción fotográfica que parte del concepto de lo “anti-fashion” para desentrañar una maraña de preguntas frente a la desnudez, planteándola como una manera de vestirse y viabilizando el empoderamiento de la piel, de la aceptación ante los demás.

El proyecto busca explorar una narrativa visual, y a partir de allí, seleccionar la imagen que incluya más todo el sentir. Ante el lente se tendrán dos personajes compuestos por: una mujer quien personificará una bacteria
letal, un ser nato hermoso que no lo sabe, siendo su esencia percibida de forma natural. Y por otra parte, tendremos un personaje caracterizado por un ser humano quien se viste de animal (búho) y posa ante el lente, para aparentar ser natural. Encontrando allí una contraposición entre lo impuesto y lo orgánico.

Queremos manejar la imagen y la estética de la bacteria, ya que en ella se esconde un concepto implícito, y es el de virus, el de reproducción en masa. Y es que creemos, que lo “fashion” también entra en un juego de roles, donde al final la víctima resulta siendo el mismo actor, la misma persona que decide y asume tener una postura frente a ello. Dejando en ultimas la moda como una viral que se reproduce a través del tiempo.

SUPREDANATA
IGOR
KRONFUZ

Serie Fotográfica
Estudio Artistico de la Piel
Locación  

Desierto de Stavinsky
Fotografía 

Jaime Rueda
Artista |  Bodypainting  ESBINOTE
Modelos

Andrea Atuesta y Nelson Amezquita
Styling 

Camilo  Duque
Escrito por 

Igor Kronfuz

RETORNO UNA BUSQUEDA DE LA PIEL

No es un secreto que en los últimos años toda expresión artística (incluyendo la moda en esta afirmación), ha girado su cabeza y ha mirado hacia atrás.
Ha abierto la puerta a la repetición, ya sea por falta de imaginación, de creatividad , porque se le ve un valor agregado a lo artesanal , a las confecciones de alta costura, al trabajo arduo y sudoroso de hacer una prenda o simplemente porque hay un estereotipo que se repite, y que a la vez se puede reinventar.

De igual forma se abre la puerta para escapar. Para escapar de esta sociedad acelerada en la que vivimos, donde la producción es en masa, donde la velocidad en el hacer es el primer estandarte, y donde el capitalismo entra como leviatán a comerse los silencios, dejando a las personas en un vacío donde su individualidad es lo único con forma, perdiendo en ultimas su capacidad de auto observación y de auto creación.

Mirar al pasado y reinventarlo” no es algo nuevo, no es una tendencia creativa; esto se ha hecho incluso desde la producción de las maquinarias, desde la invención de la rueda, o incluso desde que un hombre y una mujer en completa desnudez comieron de un fruto. Mirar hacia atrás y reinventar, ha sido una estrategia para evolucionar, para transformar el pasado y dar un paso más. Esto ha sido lo que define lo retro; sin embargo a la hora de hacerlo, muchos se quedan cortos en el momento de proponer; existe un miedo a atreverse, a salir de la zona de confort o de los círculos comerciales. Desde los bocetos creativos y de producción se hace una planeación, se estudian los impactos, los recursos, el publico, y desde allí se
evalúa la viabilidad.

¿DONDE QUEDA ENTONCES LA INNOVACIÓN? 

Para las grandes empresas , los grandes diseñadores y un gran numero de artistas, es difícil, casi imposible salir de lo tradicional, y de los movimientos que han estado a lo largo de la historia. Ahora cabe preguntarse si es posible abrir esa puerta donde se viste con el concepto “postmoderno”, concepto polémico, que ha sido difícil definir en los últimos años , ya que sigue siendo una constante, pero que sin duda permite la interdisciplinariedad, los giros lingüísticos, y establece la verdad como perspectiva.

Mirar hacia adentro y construirse” es la verdad que hoy les comparto. Si bien podemos ver hacia afuera, coger, moldear, jugar con lo que se ve y reinventarlo, sin duda desconocemos lo que hay dentro. Allí, en esos universos que van más allá de palabras, más allá de juegos de poder, de roles sociales, de sentimientos, se crean historias y mundos inimaginables, tan personales, tan únicos, pero a la vez tan universales. Y es que cuando nos atrevemos a mirar hacia adentro , a producir algo que sentimos inspirado en algo que sale del corazón, sin duda creamos y le llegamos al otro. Allí, en esa invención , las estrategias publicitarias , las producciones donde el valor del dinero es desproporcional, no sirven. Tan solo basta crear con gusto y dejar que de allí se empiece a desprender la verdad del interior. Permitiendo que la innovación llegue en el camino, se vaya edificando con los años , creando un sello personal, en contra posición con las creaciones actuales, donde se establece una necesidad por innovar desde el principio.
Sin duda , del retro futurismo, se puede adoptar ese entusiasmo por las descripciones utópicas y disto picas sobre el futuro imaginario. Ya que fueron esos mundos internos , los que caracterizaron esa combinación entre la estética clásica y la moderna tecnología, una reapropiación de objetos del siglo XIX para darles un nuevo uso cultural. ¿ Y que pasa si ahora le damos un nuevo uso a la prendas? ¿ que pasaría si nos atrevemos a pensar más allá de la comodidad, de la estética, y nos pensamos en los usos que puede tener una prenda? ¿ Podríamos vestirnos y al llegar a casa comernos nuestra prenda? ¿ Podríamos usarla en la calle y ponerla como cortina en nuestra casa? ¿ Podríamos usarla como maleta, como sleeping bag, como tapete para meditar?. Siento que ahora , mientras llega aquella era donde volvemos a estar desnudos, debemos repensarnos el uso de las prendas, una multifuncionalidad que le permita a la persona apropiarse de ella, quererla, necesitarla.​

Sin embargo, aunque piense que los objetos deben tener una múltiple funcionalidad , tengo la seguridad (por lo menos entendida como mi verdad) que el futuro será una búsqueda de la piel. Un juego entre la aceptación del cuerpo y de los colores. Con esto, habrá un cambio abismal en la moda. A mi manera de concebir el futuro, ya no habrá necesidad de confeccionar de manera tal que se perfeccione el cuerpo, que vaya de acuerdo a los estereotipos establecidos . Ya no habrán vestidos que oculten los gordos , que muestren cintura, que levanten la cola, que contorneen las piernas, que alcen el busto, o que estilicen el cuerpo. Porque la diversidad, la aceptación y la pluralidad cultural, serán universales. Habrá un cambio de pensamiento , y retornaremos de la ndividualidad hacia la comunidad. Estaremos de nuevo allí, sentados junto al otro, creando y viviendo, y así disfrutando de nuestros cuerpos. La belleza ya no será una forma para competir y depredar al otro. La belleza entonces, será una forma de celebrar la vida , pintando nuestros cuerpos de formas distintas, y vistiéndonos con ornamentos, con cadenas, con collares, que hablen de lo que hay adentro de cada uno de nosotros.

MÁS ARTÍCULOS