ENTRE EL ARTE Y LA RELIGIÓN

​La pasarela de los diseñadores italiano Doménico Dolce y Stefano Gabbana, fue inspirada en los grabados del arte bizantino del siglo IV que incluye imágenes religiosas de santos cristianos y accesorios de la época medieval como coronas de piedras preciosas, aretes grandes en forma de crucifijos y gafas de sol elaboradas en un estilo barroco exclusivamente para la pasarela.

Se impuso en esta colección el uso de zapatos de tacón bajo bordados en pedrería y plataformas metálicas con detales florales y tacones estilo “jaula” que impresionaron con su creatividad.

​También usaron abrigos en tweed y vestidos en lentejuelas en colores cafés, blancos, grises y rojos que fue todo un éxtasis verlos desfilando. Una vez más la prestigiosa casa de moda italiana ratifica su poder con un estilo único, más allá de sus polémicas y problemas fiscales que han llevado a desencadenar una mala publicidad y una baja notoria en sus ventas.
WELL done!!

MÁS ARTÍCULOS